La población de gatos como mascota cada vez es mayor a nivel mundial e incluso ya hay varios países en los que la cantidad de gatos como animales de compañía, superan a los perros. Cada vez más gente tiene la fortuna de compartir su vida con uno o más gatos. En gran medida esto se debe a que se adaptan muy bien al estilo de vida actual. Dos ejemplos son muy claros: 1) Viven perfectamente en espacios reducidos, como lo son los departamentos actuales y 2) No requieren paseos frecuentes, lo que facilita que la gente pueda cumplir con sus largas jornadas laborales y otras actividades. Pero tener un gato no sólo se trata de alimentarlo y limpiar su arenero, debemos ser propietarios responsables y procurar su bienestar: Para tener un gato feliz en casa debemos de conocer más acerca de su naturaleza.

Tamara Iturbe Cossío
Licenciada y Maestra en Medicina Veterinaria y Zootecnia por la Universidad Nacional Autónoma de México. Es Directora Médica del Centro de Medicina para Gatos (CEMEGATOS), el primer hospital exclusivo para gatos en la Ciudad de México y el único que cuenta con el reconocimiento internacional de la Cat Friendly Pactice. Es especialista en Cirugía para Pequeñas Especies. Obtuvo el Certificado de General Practitioner (Medicina Felina) por la European School of Veterinary Postgraduate Studies. También es Profesora de Asignatura en la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UNAM.

Los tianguis o mercados tradicionales son sitios de intercambio de diversos productos, sobre todo, de mercancías locales. En los tianguis se presenta una interacción constante entre personas de diferentes niveles socio-económicos, donde conviven diferentes formas de pensamiento, educación y cultura. En la región de los volcanes, al sur oriente del Estado de México, existen 3 grandes tianguis, de los cuales, el tianguis de Ozumba es el que mejor conserva la tradición, el color y el sabor. En dichos tianguis encontramos algunas plantas comestibles típicas, poco conocidas, pero muy apetecibles, como: “cebollitas patoneras, alaches, zompantles, flores de maguey, jaramao, chepiles y chivitos”. Es importante conocer estas plantas, y por supuesto, degustarlas.

Antonio Eloy Arce Valdez es egresado de la carrera de biología por la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza, UNAM. Ha colaborado en proyectos como “Rescate de especies subvaloradas tradicionales de la dieta mexicana y su contribución para el mejoramiento de la nutrición en México” a cargo de la Dra. Amanda Gálvez. Ha impartido diferentes pláticas de divulgación sobre la flora y fauna útil de la zona de los volcanes. Asesor en proyectos comunitarios en recursos naturales de la zona de los volcanes.

El cine se ha hecho más consciente y es utilizado como denuncia. En los últimos años se han realizado infinidad de películas que abogan por la defensa directa del medio ambiente, que denuncian violaciones flagrantes con la destrucción de diferentes hábitats, contra la eliminación de etnias, o la desaparición de lenguajes y costumbres. (Tomado de Martínez-Salanova, 2012). También se ha hecho cine de lucha, comprometida contra las agresiones al medioambiente, cine que presenta mundos destruidos por el uso de la energía nuclear y cine de catástrofes, producidas por la acción de la llamada civilización sobre la naturaleza

Rafael Tonatiuh Ramírez Beltrán
Doctor en Administración Pública. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Investigador del Centro de Investigación para la Comunicación Aplicada (CICA) de la Universidad Anáhuac. Es coordinador Académico de la Maestría en Educación Ambiental de la UPN. Es autor de numerosas publicaciones.

Armando Meixueiro Hernández
Es Profesor Investigador de la Universidad Pedagógica Nacional. Coordinador de Difusión de la Universidad Pedagógica Nacional. Co-Director de la Revista Pálido Punto de Luz.

Nuestros invitados conducen el Programa DocumentArte en Green.tv y son autores de varias publicaciones.