Desde hace mucho tiempo, el aprendizaje de las ciencias ha constituido un gran problema en nuestra sociedad, en los diferentes niveles educativos y en general en todo el mundo. Vemos como en varios países desarrollados existe una relación directa en las practicas educativas que favorecen la enseñanza de la ciencia y el aprendizaje significativo que logran los alumnos, desde la educación primaria, hasta la universidad, pero en general, existe un paradigma bien establecido que se asocia con la dificultad para aprender ciencias, con respecto a otras disciplinas del conocimiento. Podemos pensar de manera inmediata, que los problemas vienen directamente de la escuela, pero quizá el rol del científico y las estrategias de aprendizaje juegan un papel muy importante en este proceso de comunicación y construcción del conocimiento científico.

Juan Arturo Briones González. Biólogo y Maestro en Docencia por parte de la UNAM. Profesor de didáctica en el posgrado de la misma universidad y en la carrera de biología de la Facultad de Ciencias, así como profesor de asignaturas científicas en Educación Media Superior y es tutor académico de docentes de nuevo ingreso en la Secretaría de Educación Pública.

LA VAINILLA PARTE 2

La vainilla es una orquídea originaria de México y fue descubierta por los totonacos, quienes ya la utilizaban extensamente antes de la llegada de los españoles. Su uso se extendió entre los pueblos prehispánicos, quienes la llamaron xahnat, hasta los aztecas, que le dieron el nombre de tlilxochitl. En el Totonacapan, la vainilla representaba un símbolo cultural. Más allá de su uso como condimento o saborizante, fue un elemento fundamental del comercio de manera similar al cacao y fue uno de los tributos que exigían los aztecas a los pueblos conquistados. Paradójicamente, a través de la historia, los poseedores de la vainilla indígenas campesinos y pequeños productores totonacos no se han visto beneficiados, a pesar de la riqueza que este producto representa.

Dra. Rebeca Menchaca García. Se graduó en la Universidad Veracruzana donde curso la Licenciatura en Biología y la Maestría en Ciencias. Es Doctora en Ciencias (Ecología Tropical) por el Centro de Investigaciones Tropicales (CITRO) de la Universidad Veracruzana, donde actualmente labora como investigadora

Material adicional https://www.uv.mx/cienciahombre/revistae/vol22num1/articulos/vainilla/index.html

LA VAINILLA

La vainilla es una orquídea originaria de México y fue descubierta por los totonacos, quienes ya la utilizaban extensamente antes de la llegada de los españoles. Su uso se extendió entre los pueblos prehispánicos, quienes la llamaron xahnat, hasta los aztecas, que le dieron el nombre de tlilxochitl. En el Totonacapan, la vainilla representaba un símbolo cultural. Más allá de su uso como condimento o saborizante, fue un elemento fundamental del comercio de manera similar al cacao y fue uno de los tributos que exigían los aztecas a los pueblos conquistados. Paradójicamente, a través de la historia, los poseedores de la vainilla indígenas campesinos y pequeños productores totonacos no se han visto beneficiados, a pesar de la riqueza que este producto representa.

Dra. Rebeca Menchaca García. Se graduó en la Universidad Veracruzana donde curso la Licenciatura en Biología y la Maestría en Ciencias. Es Doctora en Ciencias (Ecología Tropical) por el Centro de Investigaciones Tropicales (CITRO) de la Universidad Veracruzana, donde actualmente labora como investigadora

México ocupa el segundo lugar dentro de la lista de humedales de importancia internacional (sitios RAMSAR) A escala global estos ambientes son considerados ecosistemas con gran valor ecológico, no sólo por la biodiversidad que los constituye (animales, vegetales y microorganismos), sino por las funciones que cumplen para la humanidad, como la capacidad de regular el ciclo del agua, la absorción y filtración de cantidades considerables de agua, que los convierten en reservas de este recurso.

Humberto Peraza Villarreal, es Ingeniero Agrícola y Maestro en Ciencias por la UNAM. Actualmente labora en el Instituto de Ecología de la misma Universidad. Su línea de trabajo es fisiología vegetal y agroecología.

CORONAVIRUS: MITOS Y REALIDADES PARTE 2

Los coronavirus son una gran familia de agentes infecciosos. Uno de estos virus, llamado SARS-CoV-2 causa la enfermedad COVID-19. Inicialmente fue detectado en noviembre de 2019 en la ciudad de Wuhan en China a partir de un paciente con neumonía atípica. El director general de la OMS emitió el pasado 11 de marzo de 2020 la declaratoria de pandemia y alertó sobre el incremento desmedido de casos fuera de china y que se habían triplicado los países afectados. También hizo un llamado de atención por la inactividad de muchos gobiernos en la contención del brote.

Israel Torres Castro es Dr. en Ciencias Biomédicas por la UNAM, Profesor de Virología y fundador de la asignatura de Genómica Viral en la Facultad de Ciencias de la UNAM. El Dr. Torres investiga la respuesta inmune contra infecciones de origen viral como el VIH-1. Colabora con grupos de investigación de la UNAM, el Hospital General de México y la Universidad de Heidelberg, Alemania.

CORONAVIRUS: MITOS Y REALIDADES PARTE 1

Los coronavirus son una gran familia de agentes infecciosos. Uno de estos virus, llamado SARS-CoV-2 causa la enfermedad COVID-19. Inicialmente fue detectado en noviembre de 2019 en la ciudad de Wuhan en China a partir de un paciente con neumonía atípica. El director general de la OMS emitió el pasado 11 de marzo de 2020 la declaratoria de pandemia y alertó sobre el incremento desmedido de casos fuera de china y que se habían triplicado los países afectados. También hizo un llamado de atención por la inactividad de muchos gobiernos en la contención del brote.

Israel Torres Castro es Dr. en Ciencias Biomédicas por la UNAM, Profesor de Virología y fundador de la asignatura de Genómica Viral en la Facultad de Ciencias de la UNAM. El Dr. Torres investiga la respuesta inmune contra infecciones de origen viral como el VIH-1. Colabora con grupos de investigación de la UNAM, el Hospital General de México y la Universidad de Heidelberg, Alemania.

AGROECOLOGÍA PARTE 2



De acuerdo a la Organización Mundial de la Alimentación (FAO) la Agroecología es el estudio científico y aplicación de los principios del funcionamiento de los ecosistemas a la agricultura. También es un movimiento social. Como ciencia, estudia cómo los diferentes componentes en un cultivo, suelo, agua, plantas y animales se relacionan e interactúan. De esta forma un cultivo puede ser concebido como un agroecosistema, donde se busca que las prácticas agrícolas, como siembra, riego, fertilización, sean sostenibles y optimicen la producción. Como movimiento social, promueve la justicia social, la identidad, cultura y economía de las zonas rurales. Reconoce a los campesinos y grupos indígenas como los guardianes de la sabiduría agroecológica.

Dr Juan Antonio Cruz Rodríguez es Biólogo, Maestro en Ciencias (Botánica) por el Colegio de Postgraduados en Ciencias Agrícolas. Tiene amplia experiencia ecología de poblaciones, aprovechamientos de recursos forestales



AGROECOLOGÍA

De acuerdo a la Organización Mundial de la Alimentación (FAO) la Agroecología es el estudio científico y aplicación de los principios del funcionamiento de los ecosistemas a la agricultura. También es un movimiento social. Como ciencia, estudia cómo los diferentes componentes en un cultivo, suelo, agua, plantas y animales se relacionan e interactúan. De esta forma un cultivo puede ser concebido como un agroecosistema, donde se busca que las prácticas agrícolas, como siembra, riego, fertilización, sean sostenibles y optimicen la producción. Como movimiento social, promueve la justicia social, la identidad, cultura y economía de las zonas rurales. Reconoce a los campesinos y grupos indígenas como los guardianes de la sabiduría agroecológica.

Dr Juan Antonio Cruz Rodríguez es Biólogo, Maestro en Ciencias (Botánica) por el Colegio de Postgraduados en Ciencias Agrícolas. Tiene amplia experiencia ecología de poblaciones, aprovechamientos de recursos forestales

CHINAMPAS: PRESENTE, PASADO Y FUTURO PARTE 2

En la cuenca de México existe un agroecosistema único en el mundo, las chinampas, que son campos de cultivo elevados entre canales acuáticos rodeados por hermosos árboles llamados ahuejotes. En este oasis de la naturaleza al sur de la Ciudad de México habitan numerosos organismos, plantas cultivadas y silvestres, peces, crustáceos, anfibios, reptiles, aves y pequeños mamíferos. Las chinampas son muestra del desarrollo cultural que se alcanzó en la época prehispánica. Nos recuerdan que antes de existir esta gran ciudad, floreció una gran civilización dentro de un enorme complejo lacustre, donde la agricultura, la pesca y la caza de aves acuáticas, eran parte de la vida. Hoy día, las chinampas se encuentran principalmente en la alcaldía de Xochimilco y sus inmediaciones. Las chinampas son un legado de nuestros ancestros que hoy requieren de la voluntad y acción de los ciudadanos para sobrevivir.

José Genovevo Pérez Espinosa es chinampero y promotor de las chinampas. Licenciado por la UNAM. Autor de «La pesca en el Medio Lacustre de San Luis Tlaxialtemalco, Investigador y cronista de este pueblo de Xochimilco