Un arrecife es una estructura creada por agregaciones de organismos (en gran parte corales) y sustratos rocosos, o incluso por sustratos artificiales como son los barcos hundidos. Los corales son animales pequeños que viven unidos formando colonias de hasta miles de individuos llamadas coral. Los corales están emparentados con las medusas y las anémonas. Debido a que los arrecifes proporcionan una gran complejidad de formas, proporcionan refugio y sustrato a una gran diversidad de seres como algas, esponjas, moluscos, peces, entre otros. De manera que los ecosistemas arrecifales se consideran de los más biodiversos del planeta. Desde tiempos históricos, los arrecifes coralinos han sido causantes de un gran cantidad de naufragios de embarcaciones, los cuales se produjeron en muchos casos por errores de navegación y/o el desconocimiento geográfico de las áreas de navegación, sumado al efecto de fenómenos meteorológicos como tormentas o huracanes que han provocado el encallamiento de un sinnúmero de embarcaciones en las zonas poco profundas de los arrecifes.

Pedro Horacio López Garrido. Biólogo egresado del Instituto Politécnico Nacional, realizó su maestría en Biología Marina en el Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM. Desde el año 2004 es investigador en la Subdirección de Arqueología Subacuática del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Claudia Iveth Girón Pillado. Bióloga egresada de la Universidad Autónoma Metropolitana –Iztapalapa-, especialista en anatomía y taxonomía de maderas. Labora en la Subdirección de Arqueología Subacuática del del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Actualmente realiza sus estudios de maestría en la Universidad Autónoma Chapingo.