El sargazo flotante fue conocido por primera vez en su viaje a las “Indias” en 1492, Cristóbal Colón notificó de unas algas flotando en el “Mar de los Sargazos” (Sargassum fluitans), desconocidas hasta entonces. El Mar de los Sargazos ocupa 4,164,000 km2 en el Mar Atlántico y está formado por algas flotantes de las especies Sargassum natans y S. fluitans. El sargazo flotante proporciona sustrato, refugio y áreas de alimentación para invertebrados, tortugas y peces, 10 de estas especies son endémicas. Existen parches de sargazo flotante desde el Golfo de México hasta el mar abierto; estas islas flotantes están dirigidas por las corrientes. Una teoría preliminar señala que los cambios recientes en los patrones de corrientes superficiales pueden estar desplazando el sargazo hacia nuevas regiones y áreas costeras. Los abundantes arribazones de sargazo que llegan a las playas pueden ser una amenaza, ya que su descomposición tiene efectos negativos en las actividades turísticas y en las pesquerías; además el sargazo pelágico trae especies exóticas alterando el equilibrio a otros ambientes. Durante 2015, se observaron cantidades masivas de sargazo pelágico sobre el Mar Caribe, afectando los recursos acuáticos, la pesca, las costas, el medio acuático y el turismo. Sin embargo, no se puede asegurar que los arribazones provengan del Mar de los Sargazos, ya que hay poblaciones dispersas en el Golfo de México y el Caribe, que podrían haber tenido un crecimiento acelerado y crear un agregado gigante que aunado a la corrientes atípicas podrían haber dirigido esta biomasa a las Playas de Cancún. Instituciones de gobierno nacionales y extranjeras están monitoreando vía satélite este fenómeno con el fin de entender su dinámica y origen. ¿Qué podemos hacer mientras tanto? Limpiar nuestras playas e intentar dar un uso a esta biomasa: Como alimento de animales (harina de algas), extracción de ácido algínico (ficocoloide) y como fertilizante, entre otros. Es urgente estudiar este fenómeno desde un punto de vista interdisciplinario para contestar preguntas como ¿De dónde proviene el sargazo?, ¿Cuál es su biomasa?, ¿Cuál es su duración?, ¿Es un evento local o global?, ¿Cambios en las corrientes?, ¿Causas (contaminación)? Sin duda es un tema que debemos estudiar que nos ayude a entender el fenómeno y sobre todo a predecirlo.

José Luis Godínez Ortega
Biólogo y Maestro en Ciencias egresado de la UNAM y Dr. en Ciencias por el CINVESTAV. Curador de la colección de algas del Herbario Nacional del Instituto de Biología de la UNAM.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *