En México el “cempoalxochitl” o flor de veinte pétalos es cultivado para diversos fines. Uno de los usos más conocidos es en el Día de Muertos, donde cada 2 de noviembre se utiliza para las ofrendas y se lleva a los panteones.

El cempasúchil también se emplea con fines medicinales, como colorante de textiles, control de plagas y como alimento de aves de corral, ya que genera el color amarillo a la yema del huevo y mejor un aspecto a la carne de los pollos.

Gimena Pérez Ortega
Doctora en Ciencias Biológicas por la Universidad Nacional Autónoma de México (2016). Participa en el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, la Red Temática Patrimonio Biocultural de México. Actualmente realiza una estancia postdoctoral en Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la UNAM. Es editora asociada de la Revista Etnobiología, forma parte de la mesa de la Asociación Mexicana de Etnobiología. Ha publicado varios artículos científicos y libros como “Plantas medicinales de uso tradicional en la Ciudad de México”.