En 1888, el General Porfirio Díaz fundó una de las primeras instituciones científicas mexicanas, el Instituto Médico Nacional. Hasta su clausura en 1914, el Instituto Médico Nacional realizó contribuciones fundamentales para el actual conocimiento de la flora medicinal, así como de otros recursos naturales, del país. Sin embargo, esta tarea no fue fácil. En un país devastado por las guerras, la infraestructura científica, como los herbarios, era muy pobre o inexistente. Es por ello que los botánicos mexicanos establecieron estrechas relaciones con sus colegas del Departamento de Agricultura, del Museo Nacional de los Estados Unidos y del Instituto Smithsoniano. Estas relaciones fueron cruciales, máxime si consideramos que un porcentaje importante de las colecciones que alimentaron su herbario, fueron adquiridas a través de la venta, donación o intercambio con los Estados Unidos.

Angélica Morales Sarabia. Es historiadora y Doctora en Ciencias por parte de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Coordinadora del Programa de Historia de la Ciencia del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM. En sus líneas de investigación, las plantas constituyen su pretexto y pasión.

Fotos: Instituto Médico Nacional, Cyrus G. Pringle (1838-1911) Gray Herbarium , José Ramírez (1852 -1904).

Material de Apoyo:
Morales Sarabia, Angélica, La consolidación de la botánica mexicana. Un viaje por la obra de José Ramírez 1879-1904. CEIICH-UNAM, México, 2015, pp. 289.