Aunque, en los últimos 100 años Lago de Texcoco disminuyó drásticamente su tamaño por la desecación artificial, desde hace miles de años ha sido un humedal que permite la sobrevivencia de diversas aves residentes; así como, la llegada de otras aves acuáticas provenientes de otros países como lo son Estados Unidos y Canadá. Con el inicio de las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, los humedales y en especial el Lago artificial Nabor Carrillo, fueron desaguados poco a poco; ocasionando que las aves ya no tuvieran ese espacio, que por derecho histórico les pertenece. Tras la cancelación de esa megaobra, se abre el debate sobre cuál será el destino del lago de Texcoco y de qué manera se podría subsanar el daño ambiental que ocasionaron.
 
Dra. Patricia Escalante, es Bióloga, Maestra y Doctora en Ciencias por la UNAM. Investigadora del Departamento de Zoología del Instituto de Biología de la misma Universidad. Se especializa en genética y conservación de aves silvestres. Además es activista en la conservación del lago de Texcoco y su avifauna.

En las culturas prehispánicas las guacamayas eran consideradas dioses por sus colores: amarillo como el sol, rojo como el fuego y azul como el cielo; no obstante, en la actualidad son enjauladas y tratadas como mascotas. Desde 1970 esta especie se encuentra en peligro de extinción debido a la caza ilegal y la tala de las selvas. Para comercializarlas, los polluelos son robados de sus nidos, los transportan hacinados y mal alimentados, de tal forma que sólo uno de cada 10 sobrevive. En el pasado, se encontraban guacamayas hasta Tamaulipas, San Luis Potosí, Veracruz y Campeche. Hoy, solo ocasionalmente son vistas en el corredor selvático que sobrevive entre Guatemala, Chiapas y Oaxaca. Sin embargo, existen proyectos para rescatarlas. Hasta el momento han liberado aproximadamente 100 guacamayas rojas en los Tuxtlas, Veracruz. Para el éxito de estos esfuerzos es fundamental la educación ambiental para crear conciencia en los habitantes de las comunidades campesinas sobre la importancia de las guacamayas, fomentar su cuidado y alimentación, protegerlas de los cazadores. Estas acciones fomentan el ecoturismo y la economía local

Patricia Escalante, es Bióloga, Maestra y Doctora en Ciencias por la UNAM. Investigadora del Departamento de Zoología del Instituto de Biología de la misma Universidad. Se especializa en la conservación de aves silvestres, en especial guacamayas.

En México, como en la mayoría de los países, se ha vivido un proceso de urbanización sin precedentes. «Durante los últimos 30 años la población del país ha crecido 1.4 veces, mientras que la superficie urbana ha aumentado 5.9 veces». Llenas de ventajas y desventajas, las ciudades atraen como nunca a la población con la oferta de trabajo, servicios, cultura y prosperidad. Las personas les inyectan vida a las ciudades; ocupan una casa, son productivos, circulan por sus calles, compran en sus tiendas y además con sus acciones cotidianas impulsan su desarrollo. Las ciudades de tamaño intermedio están en un momento crucial, tienen muchos recursos aprovechables y sus problemas son aún controlables, pero es necesario tener conciencia de ellos y plantear las políticas necesarias.

Taide Báez Velázquez es Licenciada en Ciencias Políticas y Administración Pública por la UNAM. Es coordinadora y fundadora del Laboratorio de Proyectos sociales LAPSO, cuenta con varios artículos publicados

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) define la ciencia como “la mayor empresa colectiva de la humanidad. La ciencia ofrece soluciones para los desafíos de la vida cotidiana y nos ayuda a responder a los grandes misterios de la humanidad. Para afrontar los desafíos del desarrollo sostenible, gobiernos y ciudadanos tienen que entender el lenguaje de la ciencia y adquirir una cultura científica. Asimismo, los científicos han de comprender los problemas a los que se enfrentan los gobernantes y esforzarse en buscar soluciones pertinentes y comprensibles para los gobiernos y la sociedad en general”. Como en muchos aspectos de la vida, los gobiernos pueden definir políticas públicas para bien o para mal de la sociedad, crear o destruir, por lo cual es importante conocerlas.

Ricardo Reyes Chilpa. Doctor en Ciencias por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Biólogo y Maestro en Ciencias en Ecología y Recursos Bióticos. Investigador del Instituto de Química de la UNAM. Investigador Nacional Nivel 3 del Sistema Nacional de Investigadores.