Hoy día en los pantanos de Tabasco aún se realiza el cultivo de maíz con el sistema llamado “Marceño”. Este agroecosistema, de origen prehispánico, es altamente productivo y es una alternativa para las zonas inundables. Actualmente se practica en 203 comunidades rurales Maya Chontal y mestizas. Durante la estación seca del año (de marzo a mayo) se siembra una variedad criolla de maíz, precoz y tolerante a la humedad. La vegetación natural de los pantanos, como los “popales”, se corta e incorpora al suelo fértil y húmedo como abono y acolchado. La cosecha se realiza, en cayucos o a caballo, durante la temporada de lluvias que causa la inundación natural de las tierras bajas. El manejo de los pantanos con este agroecosistema decayó en la década de 1970, cuando se aplicó el Plan Chontalpa, desecando una gran extensión de tierras anegadas, principalmente por el represamiento del Rio Grijalva y del Rio Usumacinta. Sin embargo, el agroecosistema “Marceño” debe retomarse, pues no solo es altamente productivo; sino, además, brinda refugio para peces, tortugas, crustáceos y aves. Es una reserva de alimentos, agua y recursos forestales que ejemplifica el manejo agroecológico del entorno natural sin alterar drásticamente los procesos naturales.

Dra. Alma Orozco Segovia, es Bióloga, Maestra y Doctora en Ciencias por la UNAM. Actualmente labora en el Instituto de Ecología de la misma Universidad. Su línea de trabajo es la fisiología de la germinación de semillas, así como la ecología.

M. en C. Humberto Peraza Villarreal, es Ingeniero Agrícola y Maestro en Ciencias por la UNAM. Actualmente labora en el Instituto de Ecología de la misma Universidad. Su línea de trabajo es fisiología vegetal y agroecología.