Los seres humanos han utilizado plantas para aliviar y prevenir diversas enfermedades, para darle sabor, color y olor a sus alimentos, así como en rituales y ceremonias. Estas propiedades se deben a ciertos compuestos químicos, llamados metabolitos secundarios, que se producen en las hojas, raíces, flores, semillas y frutos. Algunos ejemplos, son: aceites esenciales de olores agradables que contienen eucaliptol, mentol, limoneno, o bien alcaloides como la nicotina y la cocaína con efectos sobre el sistema nervioso. ¿Por qué las plantas producen estas substancias? Hoy día sabemos, que la naturaleza no tiene por objetivo servir al ser humano. La Ecología Química ha descubierto que estas substancias son en realidad defensas químicas de las plantas contra los insectos, hongos, bacterias, pero también pueden atraer polinizadores o insectos adaptados por un proceso coevolutivo. Este es le caso de las larvas de mariposa monarca (Danaus plexipplus) que ingieren plantas tóxicas y usan esas substancias como defensa a los pájaros; más aún, en su estado adulto pueden transformar los alcaloides del néctar de las flores de su dieta en feromonas, es decir en atrayentes sexuales.
 
Ricardo Reyes Chilpa Se graduó como Biólogo en la Universidad Autónoma Metropolitana, es Maestro en Ecología por el Instituto Nacional de Investigaciones sobre Recursos Bióticos y como Doctor en Ciencias por la Universidad Nacional Autónoma de México. Actualmente es Investigador en el Instituto de Química de la misma Universidad, donde imparte los cursos: Química y Farmacología de Plantas Medicinales
y Ecología Química

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *