En su libro “Viaje al Centro de la Tierra” publicado en 1864, Julio Verne describe de forma ficticia el cambio de la temperatura que experimentan tres exploradores en su viaje al interior de la tierra y con ella calculan la profundidad a la que han llegado. Axel uno de los protagonistas dice: “He aquí mi deducción: según las observaciones más exactas, el aumento que la temperatura experimenta en el interior del globo es de 1 grado centígrado por cada 30 m de profundidad, … en las proximidades de un volcán apagado la elevación de la temperatura es sólo de un grado por cada 38 m. Aceptemos, pues, esta última hipótesis, que es la más favorable, y calculemos”. Y bueno, a través de su travesía llegan a lugares donde la temperatura llega a 100 °C y hasta encuentran un géiser con agua brotando a 163 °C. Esta novela de ciencia ficción escrita hace 150 años no está tan alejada de la realidad.

Ruth Esther Villanueva Estrada. Doctora en Ciencias por el Instituto de Geofísica de la UNAM con maestría en Ciencias del Mar y Limnología. Investigadora titular del Instituto de Geofísica de la UNAM

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *